¿Qué es el Oráculo Maya?

El Oráculo consiste en cinco poderes o sellos:

  • poder del destino,
  • poder análogo,
  • poder antípoda,
  • poder guiador y
  • poder oculto.

Estos poderes operan concertadamente para evocar en ti el recuerdo del propósito.

Los Sellos son códigos de activación genéticos. Arquetipos o modelos de comportamiento, vistos desde el punto de vista de la psicología moderna. En relación a la astrología tradicional serían los signos. Son divinidades para la cosmovisión Maya. Representan diferentes códigos de información galáctica, modelos ideales de vibración, información necesaria para la vida, como proceso evolutivo ascendente. Su vehículo es el tiempo, la radiación solar y la misma tierra. De acuerdo a nuestra fecha de nacimiento, en relación a la frecuencia de ese día, cada uno de nosotros tenemos incorporada una interpelación de frecuencias, que determinan fundamentalmente nuestra misión o destino de vida, además de las cualidades incorporadas para llevarlas a cabo.
Cada Sello, a su vez tiene lo que se llama su sombra. Los mayas la llaman La sabiduría de la sombra, porque nos muestran cuando estamos desconectados de nuestra luz interna o propia. ¿Cómo te pones cuando estás en sombra?

KIN GUIA:

El guía es una energía que actúa durante toda nuestra vida como un maestro interior y nos es propicia para aconsejar, asesorar, recomendar, debatir, analizar pros y contras, organizar, planificar, tomar decisiones. Nos indica la tendencia de la personalidad del Kin Destino, o sea el resultado de su aprendizaje desde el momento que nació, y se le llama Kin Guía porque es la energía que más condiciona su aprendizaje de la personalidad.

KIN ANALOGO:

El Kin análogo es nuestra energía más a fin, es nuestro apoyo incondicional, es esa energía con la cual uno quisiera trabajar en equipo. Es una energía que no necesita ni análisis ni de discusiones. Es la energía que nos facilita las cosas.

KIN ANTIPODA:

KIN ANTIPODA es el Sello que representa la energía que más se opone al Kin Guía, pueden ser obstáculos, miedos, personas opuestas, situaciones adversas… pero siempre con la energía que se identifica en el Oráculo. También es el mayor maestro para nuestra auto superación, ya que es la energía más contraria (y por ello más diferente y con más cosas que enseñar) con respecto al Kin Destino.  El Kin antípoda es la energía más difícil. Es lo que nos falta, lo que se opone a nosotros, y puede llegar a ser por ello de fricción pero si la tomamos como desafío es la energía que más nos lleva a ser realmente quienes somos porque nos lo recuerda desde el opuesto. Si la sumamos puede darnos mucho poder. Es como la cara y seca. Una sola de ellas por si misma no tienen demasiado sentido, una sola no es la moneda. A veces puede entrar como en una lucha entre una y otra.

KIN OCULTO:

La ventaja del Kin oculto es su visión de la realidad complementaria, o al menos diferente, a la que nosotros vemos, y por ello son los kines cuya energía es la más propicia para ayudarnos a resolver esos problemas o cuestiones para lo cual no encontramos la respuesta adecuada y que nos tienen bloqueados, precisamente porque tienen a mano la clave que a nosotros se nos oculta.

 

Esta entrada fue publicada en Oraculo Maya y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.