Energía del Mago

Han comenzado desde el 11 de Junio los trece días para conectarnos con la energía del mago.

¿Existen los magos?

Tal vez no existan las varitas mágicas sin trucos…pero podríamos decir que los magos son aquellas personas que pueden transformar su propia realidad.

Por ejemplo, su tristeza en alegría, o su temor, en confianza y entrega. Su pesimismo en optimismo o en una cuota de esperanza y posibilidad de oportunidad.

Un mago puedes ser tu  o yo cuando estamos conectados con nuestro aquí y ahora, totalmente conscientes de lo que nos pasa, por dentro y por fuera, con todo nuestro ser. ¿Qué quiere decir esto?

Para poder ser un mago y transformar nuestra realidad tenemos que estar plenamente conectados con esa realidad, siendo conscientes de toda ella, y de cómo nos involucra mentalmente, físicamente, emocionalmente y espiritualmente.

Cuando abarcamos nuestro presente desde nuestros cuatro cuerpos, recién ahí, haciendo ese contacto podemos ver y transformarnos.

El mago, en el calendario maya tiene además una conexión especial con otras dimensiones, sabe, conoce, lo siente, que las cosas no se resuelven únicamente tomándolas en este plano. Tiene el don de la RECEPTIVIDAD. Entonces un Mago se conecta. Se conecta con otra dimensión, con su dimensión divina y desde allí percibe, percibe como hacerlo, o simplemente sucede con su entrega y confianza a esas otras dimensiones.

No hay que forzarlo, simplemente cuando uno está centrado, conectado, se percibe, la percepción aparece.

Al conocer otras dimensiones vivencia la atemporalidad. Viven como fuera del tiempo, no se sienten agobiados por el reloj, se guían por su tiempo interno.

Un mago tiene poder, poder personal. A veces podemos vernos o descubrirnos que estamos entregando nuestro poder y nuestra energía a otros. No la malgastemos. Un mago no tiene que compararse con los otros ni creer que es más o menos poderoso en esto, un mago no se achica, se acepta como es y como sea que es confía en su poder.

Un mago se centra en si mismo y en su poder y desde allí fluye con su intuición transformando realidades.

Un mago se siente parte, asume el compromiso, está presente, con su presencia si, y valga la redundancia, para que se entienda, estar presente es tomar el mando y tener presencia.

Cuando unimos nuestra presencia a la Presencia divina mediante esa conexión se produce la magia, la magia del vivir así.

Los invito a ponerlo a prueba, pensemos que realidad en estos días quisiera transformar, y manos a la obra.

Magos de la Tierra, no dejemos para mañana lo que podemos hacer hoy.

Esta entrada fue publicada en Calendario Maya, Oraculo Maya y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.